Consejos de manejo en piso mojado
1. Revise sus neumáticos cotidianamente
Revise sus neumáticos cotidianamente

Antes de salir asegúrese de que el siguiente mantenimiento de rutina esté hecho:

- Mantenga sus neumáticos correctamente inflados.  La correcta presión de aire para sus neumáticos es especificada por el fabricante de su vehículo y la encuentra en el borde de la puerta del conductor, en la puerta de la guantera o del tanque de combustible y también en el manual del propietario. 
- Revise la presión de aire por lo menos una vez al mes.
- Revise el índice de desgaste.  Un desgaste adecuado previene el hidroplaneo y el patinaje.

2. Maneje despacio
Maneje despacio

Al comenzar a llover, el agua se mezcla con la tierra y el aceite del camino creando condiciones resbaladizas que provocan patinajes.  La mejor forma de evitar el patinaje es reducir la velocidad y manejar a un paso más lento para permitir que la banda de rodamiento, al eliminar agua a través de los surcos, provoque un mayor contacto con el piso, logrando una mejor tracción.

3. Sepa como recuperarse de un patinaje
Maniobrando

El patinaje puede ocurrirle hasta al más cauteloso conductor.  Si su automóvil patina, recuerde no frenar de golpe.  Si usted tiene un sistema ABS no bombee los frenos.  Mejor, aplique a los frenos una presión continua pero firme y conduzca el automóvil en la dirección del patinaje.

4. Mantenga la distancia apropiada con el automóvil de adelante
Guarde su distancia

Manejar sobre pisos mojados requiere tener un juicio apropiado con el uso de los controles principales del vehículo – dirección, embrague, frenos y acelerador –.  Cuando usted viaja en días de lluvia, su calzado se moja y puede resbalarse muy fácilmente en los pedales.  Antes de encender el motor, limpie la suela de su calzado.

Todos los conductores deberían revisar que los faros, luces traseras, luces de frenos e indicadores de vuelta estén trabajando correctamente.  Cuesta tres veces más frenar en caminos mojados que en secos además de que se requiere más distancia para hacerlo.  Es importante mantener una distancia mayor a la habitual entre usted y el automóvil de enfrente.

5. Maneje en las huellas del automóvil que lo precede
Siga otras huellas

Evite utilizar los frenos. Cada vez que le sea posible, desacelere quitando el pie del acelerador. Encienda sus faros, aun si llueve de día, no solo le ayudaran a ver el camino si no también a que otros lo vean.

6. Aprenda como evitar y dominar el hidroplaneo
Hidroplaneo

El hidroplaneo ocurre cuando el agua que se encuentra enfrente de sus neumáticos se acumula rápidamente formando una cuña entre él y el suelo y el peso del automóvil no la puede empujar hacia fuera.  La presión del agua ocasiona que su automóvil se levante y se deslice sobre una capa delgada de agua.  En este punto, su automóvil puede perder totalmente el contacto con el piso y se corre el peligro de salir del camino.  Para evitar el hidroplaneo, mantenga sus neumáticos bien inflados, verifique la profundidad de los surcos de la banda de rodamiento, reduzca la velocidad y evite los charcos.  Trate de seguir las huellas que deja el automóvil de adelante.  Si se encuentra en un hidroplaneo, no frene ni de la vuelta repentinamente.  Esto puede ocasionar que su automóvil patine.  Aleje el pie del acelerador hasta que el automóvil se detenga y usted pueda sentir el camino de nuevo.  Si necesita frenar, hágalo suavemente con acciones de bombeo.  Si su automóvil posee un sistema ABS, entonces frene normalmente, la computadora del automóvil simulará una acción de bombeo cuando sea necesaria.

7. Si la lluvia es fuerte, ¡deténgase!
Lluvia fuerte

La lluvia intensa puede saturar los limpiaparabrisas, permitiendo que una capa continua de agua fluya en el parabrisas.  Cuando la visibilidad es tan limitada que los lados del camino y los de otros automóviles no se pueden ver a una distancia segura, es hora de detenerse y esperar a que la lluvia pare.  Es mejor detenerse en áreas de descanso o en áreas protegidas.  Si la orilla del camino es su única opción, deténgase lo más lejos que le sea posible y espere a que la tormenta termine.  Mantenga sus faros encendidos y encienda sus balizas intermitentes para alertar a los demás conductores.

8. No maneje cansado
No maneje cansado

Deténgase al menos cada dos horas o cada 150 kilómetros para descansar.